miércoles, 21 de octubre de 2009

Si está delgada, es una bruja

En el siglo XVII, muchas mujeres de los condados ingleses de Suffolk y Essex temían la aparición del general Matthew Hopkins (foto), el cazador de brujas más famoso de las islas en aquellos tiempos. En apenas dos años, entre 1644 y 1646, Hopkins pudo haber llevado a la hoguera a centenares de mujeres del Sur y el Este de Inglaterra.
Para saber si eran hechiceras utilizaba varios métodos. Por ejemplo, paseaba con las calles con una enorme balanza (vídeo). En uno de los platos colocaba una Biblia de dimensiones considerables y en el otro obligaba a sentarse a la presunta maga. Si la mujer era más ligera que el Libro Sagrado, entonces Hopkins consideraba que su brujería estaba más que probada. Generlamente se las condenaba a morir en la hoguera.
También tenía empleaba otros procedimientos en sus pesquisas, como la ordalía del agua, en la que la acusada debía demostrar su inocencia extrayendo un anillo del fondo de un caldero con agua hirviendo.


2 comentarios:

Fernando dijo...

¡Uffff!, menudo pájaro. Algo había oído, pero nada de la balanza ¡qué curioso!, buen post,muy original, felicidades

Psicodelia pura dijo...

acabo de descubri el blog, llegue justamente del blog de Fernando y ya mismo te coloco entre mis links favoritos.

En cuanto al articulo me ha parecido bastante curioso, pero me gusto.

Saludos!

Aqui la direccion de mi blog: http://historiaelportal.blogspot.com/