lunes, 5 de octubre de 2009

Los ingresos del rey en los bajos fondos

El Rey Sancho VII de Navarra (1154-1234) se convirtió en un ambicioso hombre de negocios además de monarca. En Tudela, su capital, y en sus alrededores realizó inversiones de todo tipo, como heredades, hornos de pan, casas y cotos.
Las arcas reales navarras gozaban de muy buena salud, pero la codicia de Sancho VII y su visión empresarial dirigieron su afán recaudatorio hacia un terreno turbio con el que las familias reales siempre habían tratado de aparentar lejanía: el vicio de su pueblo.
Así, el rey navarro se hizo con tabernas y locales de alcurnia, tanto de la nobleza como del campesinado. En ellos se apostaba a los dados y al tiro al blanco con ballesta o con dardos con su consiguiente beneficio para la casa, amén del que le reportaban los ríos de alcohol y la prostitución.
Habitualmente, donde hay vicio y exceso éstos pueden derivar en confrontaciones entre los clientes. Sancho supo aprovechar la debilidad humana para sacar también provecho de las posibles agresiones con esta orden tan particular:

"Cualquier que diere palmada o puñada, o tirare por los cabellos, o diese coces a otros hombres en las tafurerías del rey, que pague dos maravedíes"

Fuente: Apodos reales. Historia y leyenda de los motes regios. JAVIER LERALTA. Ed. Sílex

1 comentario:

PJW dijo...

¡Qué bueno!

Te invito a encontrar algo sobre los Godos y su afición a derrocar reyes.